Titulaciones Náuticas

En España existen cinco titulaciones de recreo:

De menos a más: Licencia Federativa, PNB, PER, Patrón de Yate y Capitán de Yate.

  • Licencia Federativa (antiguo Titulín). Embarcaciones hasta 6 metros, con una potencia acorde a la embarcación según el fabricante. También autoriza al manejo de motos de agua de hasta 55 CV. Hasta 2 millas.

Para explicar de un modo sencillo en que consisten estas titulaciones podemos decir que la “Licencia Federativa” nos la podemos sacar para poder patronear una zodiac pequeña. Consiste, tan sólo, en un curso teórico de 2 horas y una práctica de 4 horas. No hay examen.

  • PNB (Patron de Navegación Básica). Hasta 8 metros y 5 millas.

Este es el primero de los titulos de recreo que nos permite un poco más de tamaño y de distancia de alejamiento. Hace falta examen y prácticas.

  • PER (Patron de Emabarcaciones de Recreo). Hasta 15 metros y 12 millas.

El PER es la más común de todas las titulaciones, ya que se encuentra en la franja de tamaños de embarcaciones mas normales y con una distancia de separación de costa de 12 millas. Tambien hay que hacer un examen y prácticas. No hace falta tener el PNB.

  • P.Y. (Patron de Yate). Hasta 20 metros. Hasta 24 metros y 150 millas.

Podríamos decir que el Patrón de Yate es ya para navegantes, permite patronear barcos hasta 20 metros de eslora y una separación de costa de 60 millas (por ejemplo: para ir de la Peninsula a las Islas Baleares). Para esta titulación hay que aprobar varias asignaturas y realizar las practicas correspondientes, pero además, hay que haber obtenido previamente el PER.

  • C.Y. (Capitán de Yate). Navegación ilimitada.

Finalmente el Capitán de Yate, que nos permite una navegación ilimitada. Es el titulo necesario para , por ejemplo: “cruzar el charco” (cruzar el Atlántico). Para sacárselo hay que tener el Patrón de Yate, aprobar varias asignaturas y realizar sus prácticas correspondientes.

Preguntas más frecuentes:

Delfines en el Estrecho

“Delfines en el Estrecho…


Velero desde cueva

El Fígaro visto desde una cueva marina…